domingo, 14 de septiembre de 2008

Concierto de Deep Purple, 13/09/2008 - Grao de Castellón (XXV Concentración Harley-Davidson Club)

El heavy metal tiene su propia trinidad fundadora "oficial", a saber: Led Zeppelin, Black Sabbath y Deep Purple. Fuera se suele dejar a grupos como Grand Funk Railroad o Blue Cheer, pero eso es otra historia. El caso es que, de estos tres grupos, todos nacidos a finales de los 60s, los únicos que gozan de cierta salud actualmente (giran con regularidad y sacan material nuevo, vamos) son los Deep Purple.


La banda dio un recital anoche en el marco de la XXV Concentración del Harley-Davidson Club celebrada en el Grao de Castellón. La organización quería celebrar por todo lo alto los 25 años de tal evento motero y decidió tirar la casa por la ventana trayendo a los ingleses. La verdad es que había leído por internet noticias contradictorias sobre su set-list: que si tocarían durante 3 horas incluyendo todos los temas del mítico "Made in Japan" (se dejaron fuera "The mule", así que no), que si harían una parte con canciones propias clásicas y otro dedicado al mundo de la moto, etc. Al final nada de nada, un concierto estándar de poco más de hora y media con temas que, por lo que he podido comprobar, coinciden con los de otros conciertos que han hecho por Europa. ¡Pero qué señor concierto!

En general el grupo mantiene la calidad musical que le ha hecho tan grande en 4 décadas, salvo por el estado de la voz de Ian Gillan, claro. Ya se sabe que la voz es el instrumento que más castiga el paso de los años, y los tonos altos que puede cantar cada vez son menores, pero aún así trata de suplirlo con una mezcla de carisma, algunos falsetes por aquí y algunas notas de Steve Morse tapando su voz cuando no llega por allá (un truco clásico para disimular carencias vocales).


Pero si hay alguien que sobresale es Steve Morse. Aunque su estilo no es de mis favoritos (no me gustan los guitarristas que vomitan 200 notas por segundo) y creo que en ocasiones se repite un poco (tiene un barrido típico que he oído ya en varios de sus solos), la verdad es que su dominio de la guitarra es apabullante. Tanto que fue la estrella total del show, por los comentarios que capté de personas de nuestro alrededor. En especial, en su momento de gloria, su solo: en un momento dado su guitarra se transforma -musicalmente- en una flauta y de ella emana una delicada y emotiva melodía. Aparte claro, de su ya clásico medley, en el que repasa riffs clásicos de otras bandas como Led Zeppelin o AC/DC o del típico juego con la audiencia "yo toco este punteo y vosotros lo repetís". Un fiera.


Centrándome en el concierto, arrancaron con casi media hora de retraso con "Fireball", "Into the fire" y "Strange kind of woman" del tirón. Al final del último tema Gillan y Morse trataron de repetir el juego que hacían en los 70s Blackmore y Gillan, cuando el primero tocaba un punteo que Gillan repetía con su voz, acabando finalmente en un largo grito, pero claro, los años pesan y no es lo mismo. Siguieron tocando temas de su últimos LPs "Rapture of the deep" y "Bananas" y clásicos principalmente con solos de Morse (mencionado anteriormente) y Don Airey, que nos hizo un guiño colando la melodía del "Qué viva España" entre varias. Por entre medio tocaron "Mary Long", para mi un temazo y una sorpresa ciertamente, por ser poco conocido.

Para cerrar el concierto antes de los bises se reservaron la artillería pesada: "Perfect strangers", "Space truckin'" (introducida por el bajo de Roger Glover), "Highway star" y la mítica-clásica-típica-archiconocida "Smoke on the water", con su clásico riff en sol. Mejor dicho, con EL RIFF, la progresión de acordes con la que Ritchie Blackmore marcó a cientos de músicos que le siguieron. Fue con diferencia el tema más coreado, ya que más de uno y de dos sólo se conocía esa canción de los británicos.


Tras la clásica pausa para hacer como que se van pero vuelven, los bises: "Hush" (es curioso que Gillan se digne a cantar este tema que no es de su época y que no quiera hacer lo mismo con los de Coverdale, una pena) y "Black night", introducida por un solo de Roger Glover, que demostró que no es manco tocando las gruesas cuerdas de su bajo. El único instrumentista que no hizo su solo fue Ian Paice (mezcla entre Elton John y Tim Robbins, por cierto), pero aún así quedó patente porqué es el único miembro de la banda presente en todas sus formaciones o Mark's, como les llaman ellos.

Os pongo el set-list, que puede contener algún error en el orden:
Fireball
Into the fire
Strange kind of woman
Rapture of the deep
Contact lost
Solo Steve Morse
Well dressed guitar
Wring that neck
The battle rages on
Mary Long
Solo Don Airey
Perfect strangers
Space truckin'
Highway star
Smoke on the water

Bises:
Hush
Solo Roger Glover
Black Night


Salu2, Paco.

2 comentarios:

Raúl dijo...

Entonces estos no eran los de "Stairway to heaven"???

Pffff!!! vaya chasco...

Ya veo que te lo pasate bien, piratónnnnn!!!

Saludos cordiales.

PakoRock dijo...

Jejeje, nop, estos son los de "Humo en el water" :-P El concierto estuvo muy chulo, y a pesar de ser unos viejetes se lo curran mucho. Lo "pasemos" mu bien, hasta Jimbo y JL (que ya sabes lo que les mola el "jebi") disfrutaron...

Por cierto, muchas gracias por las entradas tiu!!!!


Salu2, Paco.