viernes, 5 de septiembre de 2008

Mis 10 discos imprescindibles: "Calling card", Rory Gallagher (1976)

Rory Gallagher es, para mi, el músico más grande que ha dado nunca al mundo Irlanda. Este guitarrista de blues-rock es también es uno de los más olvidados, y esto es en parte responsabilidad suya: Rory no editaba singles, no grababa videoclips, no usaba grandes pantallas ni efectos especiales en los escenarios de sus giras (de hecho odiaba usar pirotecnia), procuraba tocar en TV siempre en directo, no aireaba su vida personal o amorosa (su gran amor fue la música que hacía y tocaba), no tuvo escándalos con drogas y se mantenía alejado de toda la farándula que rodeaba a la música. Ni siquiera tuvo una muerte "épica" como otros, ya que falleció de complicaciones tras un transplante de hígado en 1995.


El pasado año me leí la biografía en inglés (no la encontré traducida) del que fue su bajista durante muchísimos años, Gerry McAvoy, "Riding shotgun". Un libro muy interesante y recomendable que mayormente habla de su relación con Rory, la personalidad del músico irlandés dentro y fuera del escenario, anécdotas (grande la de la peluca de Ritchie Blackmore) o incluso el salario que percibían los músicos gira a gira, detalle curioso por cierto.


Musicalmente, Rory Gallagher comenzó destacando en showbands irlandesas hasta que fundó la banda Taste, un super-trío estilo Cream a la irlandesa que llegó a tocar en el festival de la Isla de Wight. Posteriormente se "emancipó" de forma algo traumática de Taste y comenzó una brillante carrera en solitario, tocando y componiendo principalmente blues-rock y blues (en todos sus subestilos), aunque no le hacía ascos al rock and rock clásico, al hard rock, al country e incluso al jazz. Dominaba la guitarra eléctrica y acústica, especialmente con slide, y también manejaba muy bien el saxo, la mandolina y la armónica. Generalmente sus bandas eran tríos guitarra-bajo-batería o cuartetos con teclado añadido. No necesitaba más, la energía con la que cantaba y tocaba tanto en el estudio como -y sobretodo- en el escenario eran arrolladores.


Pero no me enrollo más y me centro en el disco: "Calling card" está producido por el bajista de Deep Purple Roger Glover, que por aquella época produjo varios álbumes ("Sin after sin" de Judas Priest o "Loud'n'proud" de Nazareth, por ejemplo). Y comparado con los LPs anteriores de Rory, se nota en un sonido más limpio, una menor sensación de improvisación, y en la producción de los teclados, algo al estilo Purple, claro. Cuenta McAvoy en su libro que la grabación del álbum fue algo tensa por la relación entre Glover y Gallagher (el segundo tenía bastante más sentido del humor y relajación en estudio que el primero), pero el resultado final tiene una elevada calidad.


Arranca con el punteo de "Do you read me?", un mediotiempo en el que para mi destaca un gran sonido de la guitarra y los teclados del increíble Lou Martin, que se decanta por sonidos más sintetizados en detrimento de su clásico piano. "Country mile" es un tema rápido en el que destaca la sección rítmica marcando un furioso tempo (Rod D'Ath tampoco era manco), en el que Rory nos deleita con unas cuantas ráfagas de guitarra con slide, técnica que controlaba con maestría.

"Moonchild" comienza con un riff de estilo bordeando el hard rock clásico y de tintes algo épicos que se convertiría en un fijo de sus giras. El tema que da título al LP, "Calling card", es otro medio tiempo blusero-jazzero con una letra tristona, pero que no empaña para que sea un temazo:

It ain't too funny when you'd rather die,
Ain't no pleasure when that girl don't reply
to your love sick letter that you wrote in tears,
about feeling so bad for a million years.

"I'll admit you're gone" es una balada que habla sobre un amor que se fue. Gallagher demuestra especialmente su dominio de la guitarra acústica con slide, otra gran canción. "Secret agent" es un tema de rock duro con un potente riff que seguro que os recuerda al de "Sodoma y chabola" del primer LP de Leño, que para eso es Rosendo uno de sus fans más célebres.


"Jacknife beat" es otro tema de tempo tranquilo con toques de jazz en el que Rory nos habla del "ritmo de la navaja", un ritmo que, según sus letras, "suena como un camión de helados rodando callejón abajo". Ahí es ná. A destacar también el piano de Lou Martin. Para cerrar el álbum, "Edged in blue", una semi-balada con la que Rory pide ayuda para superar un bache y que, a pesar de su temática, suena optimista; y el rag "Barley and Grapevine", todo un temazo acústico sobre una loca noche de alcohol y juegos de azahar. Sobresale su dominio del rasgueo con dedos sobre guitarra de cuerpo metálico, impresionante.

Ups, me he enrollado un poco, pero creo que este artista lo merece. Espero que os animéis a descubrirlo si os gusta el blues-rock y queréis ir más allá de los típicos Clapton, Stevie Ray Vaughan y compañía. Como siempre, os dejo con uno de sus clásicos en directo, por supuesto:




Salu2, Paco.

6 comentarios:

Amaya dijo...

Rory Gallagher. Un músico genial que se te queda grabado a fuego en la mente la primera vez que escuchas algo de él.

PakoRock dijo...

Pues sí, yo lo descubrí hace unos años y me tiene muy enganchado.

Y la verdad es que reconforta que de vez en cuando, al hablar con gente de música y pronunciar su nombre, te digan algo como "Hey, ¿a ti también te mola Rory? Qué grande era", ya que el público mayoritario no lo conoce demasiado. Si les hablas de blues blanco te dicen que conocen a Clapton, a la Vargas Blues Band y poco más. Una pena, pero el bueno de Rory era así de discreto.


Salu2, Paco.

Samuel San Miguel dijo...

Lo curioso del tema, es que a todo el mundo se le llena la boca de que este hombre es/fue genial, pero luego en radios y demás medios, apenas dicen más que lo de siempre. Fíjate en los de Rock & Gol...o alguna públicación guitarrera. El no va más fuera de España, son esos listados de mejores guitarristas...!?

En España parace ser que la referencia viene de Rosendo Mercado y despues gracias a este, por Fito Cabrales.
RG (G-Man) estuvo a la misma altura que un Hendrix o que un Clapton, ni más ni menos.

Bravo por ti por la lectura de ese libro que todavía no se ha editado-traducido al castellano.
¿ A que esperan ? Síntoma de que en España todavía no, se desconoce bastante a este músico.

Pertenezco a la útima hornada de seguidores que lo conocieron, (tendría que hacer memoria pero creo fue a través del disco, en Cd, IRISH TOUR´74 que pillé en una biblioteca, y ya alucié en colores...)cuando lamentablemente ya había desaparecido (seguramente lo hubiera conocido antes de ser eso, famoso, cuestión que eludíamos sin ello tener ego propio...) y sin que antes alguna canción hubiera sonado por ahí (peliculas, anuncios, etc) incluso en aquella radio 3, antes del 95 (esto habría que verlo-investigarlo a fondo)

Posteriormente y de manera condensada descubres toda su obra.
Y reconozco-confieso que me queda alguna laguna (por aquello de guardar...)
Lo más curioso tanbién, es que a veces según referencias, el grupo TASTE era/es más conocido recomendado que sus discos en solitario (no en vano, por su actuación en la Isla de Wight)

Con You Tube (previas ediciones DVD, etc) como con mucha gente pero en especial con G-Man (precisamente una biografia audiovisual documentada viene así) te das cuenta del carisma, humildad y sobre todo, genialidad musical artistica de este Irlandés, que no era ni británico ni yanki...

Y de paso, sin que suene obligado, felicidades por tu Blog...

PakoRock dijo...

Pues te agradezco un montón el comentario Samuel, de veras, me alegra que te haya gustado el artículo y el blog.

En Rock&Gol creo que no lo he oído nunca: pueden repetir 6 veces al día "Stairway to heaven" (por cierto, muchas gracias por ponerla, pero es que ya nos la sabemos) pero no pueden pinchar 1 sólo tema de Rory...

El "problema" de Rory era su sencillo carácter: ni quemaba guitarras en el escenario como Hendrix, ni tenía problemas con drogas "duras" como Richads (aunque estaba discretamente enganchado al alcohol por su pánico a volar, eso dice el libro de McAvoy, que te recomiendo aunque esté en inglés), ni tenía escarceos con las novias de otros músicos como Clapton, ni se dedicaba a imitar a guitarristas míticos como SRV, ni salía en las revistas de cotilleo como cienes y cienes, etc. Ojo, con esto no quiero desmerecer a todos esos músicos, pero la triste realidad es que Rory no hizo nada de eso y hoy es ignorado por el gran público, y sólo lo recordamos los frikis rockero-blueseros. Parece que el ser un músico prodigioso y haber tocado con gente como Muddy Waters o Jerry Lee Lewis no da el prestigio suficiente...

Yo lo descubrí en fechas cercanas a su muerte y gracias a mi padre, que me dijo que había escuchado en Radio3 decir al Rosen que su ídolo era Rory. Pillé un par de LPs ("Fresh evidence" y "Calling card") y más tarde la mula hizo el resto ;-) Desde entonces estoy enamorado -musicalmente- de él y procuro hacerme con cualquier disco o vídeo suyos que encuentro.

Taste... pues hombre, eran muy buenos, pero sinceramente me quedo con Cream, aunque por muy poco.

Lo dicho, gracias, me siento algo menos friki sabiendo que hay más fans españoles del inmenso Rory (eso va por Amaya también ;-)).

Y prometo ir visitando tus blogs, que parecen interesantes ;-)

Yo dijo...

Me quiero sumar al homnaje de tu blog al gran Rory con este conciertillo>
http://www.megaupload.com/?d=D9JYX5XM

Segun mi amigo Alvaro, el mejor directo de la Historia. Yo pienso que hay otros cuantos, todos del Rory por supuesto.

No se si has escuchado el Basel 70 de Taste. Para mi da mil vueltas a Cream.

PakoRock dijo...

No he escuchado ese directo pero procuraré hacerlo, gracias por la recomendación.

Como directo de Rory en disco me gusta mucho el mítico Irish Tour '74, y en vídeo el Rockpalast '76, con la repetición de los primeros temas acústicos incluida, aunque el rockumental del Irish Tour y el directo en el Opera Cork House del '87 (cuando estaba más hinchado pero en forma musical) están de p.m.